dilluns, 24 d’agost de 2009

SE MUEVE...

¿Escuchas?

¿Oyes ese rítmico sonido,
apenas perceptible
que se escapa del silencio?

Es como un leve aleteo,
como un tic tac invisible,
como un despertar del tiempo.

¿Escuchas?

¿notas algún movimiento?
¡Pón tu mano en mi pecho!
¿Lo sientes?
…no estaba muerto!

.

dijous, 6 d’agost de 2009

PLUMA DE TINTA ROJA

Me sugieres que escriba versos más sofisticados,
que la sencillez aburre, que gusta lo complicado,
que todo lo noble y puro, pertenece ya al pasado,
que me agazape entre la maleza, que evite mejor los claros
porque la oscuridad protege y quema el sol de verano.

Que el romanticismo ha muerto en lágrimas ahogado,
que pasaron ya de moda mis desgastados zapatos,
que los caminos que elijo, han quedado desolados,
dices que puedo hacerlo, que eso ya lo he demostrado,
que no rebaje mis versos, que el precio vence al mercado.

Quieres que sea mi mente la que dirija mi mano,
que el corazón se hace presa de predadores malsanos,
que la feminidad agoniza, su destino es el fracaso,
crees que debo renunciar a mí, vestir ropas de soldado,
y entonces, ¿Quién seré yo? ¿un títere inanimado?.

Siempre he escrito los versos que el corazón me ha dictado,
para escribir con la mente, dejo la pluma en tu mano…

.

dimecres, 5 d’agost de 2009

DESDE TI...

Me despierto y tú aún duermes
y te miro sin moverme…
Quiero respirar dentro de ti.

Desde tus ojos, poder ver,
los míos mirarte y saber
como me veo desde ti.

Sentir, en tus suaves manos,
que me estremece su roce
mientras recorren mi piel.

Ser los besos de tus labios,
buscar los míos en la noche,
saciando mi propia sed.

En tus latidos, latir,
para vivir el amor
que dices sentir por mí.

Solo quiero imaginar,
que mañana, al despertar,
me miras mientras aún duermo.

Y que en tu dulce mirada,
buscas paciente la entrada
que abre camino a mis sueños.

Que piensas, mientras me miras,
que desde mi corazón respiras
y te sientes desde mí.

Que desde mis ojos ves
los tuyos mirarme para saber
lo que yo siento por ti.

Que bajo mis manos nacen
los instintos más ardientes
que te atreves a sentir.

Que desde mis labios, lates,
y desde mí te convences
que vivo en ti y vives en mí.

Te despiertas y aún duermo…

.