divendres, 29 de gener de 2010

DETRÁS DE UNA MIRADA

¿Te has preguntado alguna vez
qué hay detrás de cada mirada?

Cuando tu arrogancia habla por ti
utilizando tus ojos cómo espadas
que hieren , que dañan, que matan;
cuando el desprecio atraviesa tu piel,
porque te crees en la cima del saber
evidenciando tu ignorancia;
cuando mientes con sonrisas falsas;
cuando crees que no hay mayor interés
que escuchar tus vacias palabras;
cuando con un gesto le restas valor
a la única persona que te acompaña,
a quien de verdad, te escucha y te ama…
o te escuchó y te amó…!todo cambia!
Cuando mirando al revés
ves en ti, lo que te falta…

¿Te has preguntado alguna vez
qué hay detrás de cada mirada?

¿Te has preguntado si detrás
de una sonrisa que te habla
con amor, con calidez, con esperanza,
hay un cementerio de dolor
repleto de lágrimas enterradas?

¿Si detrás de cada voz o de un latido,
una palabra, un abrazo o un beso,
hay un corazón que aunque ha sufrido
se entrega pleno en cada gesto?

¿Has buscado en tu interior
la presencia de un debilidad o una flaqueza,
de comprensión, de amor o de paciencia,
o de humanidad…
o, es que de lo que el niño que fuiste tuvo,
sólo encontraste la ausencia?

¿Te has preguntado alguna vez
qué hay detrás de tu mirada?

Porque yo…no veo nada.


.

diumenge, 24 de gener de 2010

SIN DESTINO

Hay un beso sin destino en el andén de su boca
quiere cambiar el rumbo pero siempre se equivoca,
sentado en su soledad espera pacientemente
que otros labios le acaricien, que su roce le despierte.

Quiere sentir el contacto ,suave, cálido y lascivo
de una caricia templada que le libere del frío,
otro beso que le arranque de esos labios secos y ajados
que todavía no han muerto... pero que han sido olvidados.

Hay un beso sin destino en la cumbre del deseo
pidiendo al viento que le eleve hasta saborear tu cielo,
ahogando su pasión en sueños que se pierden en tu boca,
de donde arranca los placeres que su sensualidad evoca.

Hay un beso enraizado a una tierra que no ama,
en un enclave cruel, que niega la desvandada;
en la aridez y la sequía de un suelo sin frenesí.
Hay un beso sin destino... que muere dentro de mí.

.

dissabte, 23 de gener de 2010

MIEDO

Está presente en sus primeros recuerdos,
como hermano siamés nació con ella;
se introdujo en su vida en aquel momento
de pésima conjunción de las estrellas.

Se manifestaba al oír abrir la puerta
cuando esos pasos retumbaban en su oído,
no hablar, no sentir, no pensar, quedarse quieta...
para no despertar la ira del enemigo.

Indefensa, desolada, triste y asustada,
su auto estima se desplomó aún antes de existir;
sus lágrimas nocturnas anegaban su almohada
y se preguntaba, qué sentido tenía vivir.

Bajo el yugo inquebrantable de aquel hombre
vivió su niñez deseándole la muerte,
nada halló que mereciera su clemencia
y el dolor que él le infringió la hizo más fuerte.

Y de su esencia de rosa, espinas nacieron;
aprendió a valorarse y a defenderse
y que su derrota era el propio silencio
y consiguió hablar de ello, sin esconderse.

Y creyó que él no podría hacerle daño
si dejaba de sentirse responsable,
el único culpable del maltrato
fue aquel ser vil, inhumano y despreciable.

No hay día en su vivir que no sienta su presencia,
en sus decisiones, en cada movimiento;
no baja la guardia, no da respiro a su influencia,
porque sabe que está aquí, aunque haya muerto.

.

dijous, 14 de gener de 2010

QUIZÁS...

Quizás estuviste demasiado ocupado saboreando tu gozo
para percibir el triste e inagotable lagrimeo de mis ojos;
quizás, en un entorno tan ensordecedor, mi voz se amortiguaba
y sustituí mis palabras que no oías por mi silencio que hablaba.

Y seguiste sin escuchar, ni mi voz ni mi silencio,
y yo seguí hablando sola en el claustro de mi convento.
Viví en mi soledad sin más compañía que la mía
y fuimos agua y aceite, uno abajo y otro arriba.

Quedé abajo rozando el suelo y trepé para llegar hasta tu altura
y ágilmente escalé la superfície resbaladiza,con premura.
Conseguí alcanzar mi meta y victoriosa me situé a tu lado;
tú, intransigente, me miraste con desdén por mi osadía agraviado.

Quizás estoy demasiado ocupada saboreando mi gozo
para percibir el triste e inagotable lagrimeo de tus ojos;
quizás, en un entorno extremadamente distante, tu voz se ahoga
y guardas tus palabras en el silencio de tu voz ensordecedora.

.