dissabte, 23 de maig de 2009

DULCES MENTIRAS

Suelo viajar a veces a ese mundo de los sueños,
aparcar mi vida fuera y meterme dentro
de una burbuja apacible donde no existe el miedo,
donde las almas afines leen la voz del silencio,
donde se mira, la gente, con la mirada del ciego,
sin piel, sin disfraces, sin imagen, sin reflejos,
sin expresión ni color, sólo un corazón sincero,
sonriendo otras sonrisas, llorando el dolor ajeno,
sin temor a las palabras que expresan sentimientos,
con tu nombre grabado en mí, en mi alma impreso,
y en mis labios… tus besos atizando mi deseo,
y un “te quiero”…y otro, y otro…pero despierto…

¡Que dulcemente…nos mienten los sueños!

.

6 comentaris:

Reina ha dit...

Y aunque sepas de sobra que no es verdad, ¡qué dulces son algunas mentiras!

"Sube a mi habitación, amor,
sabes que allí está la verdad.

Una mujer y un hombre
que comparten mucho más
que el miedo a la muerte.

Sube a mi habitación, amor,
no sea que la muerte se acerque
y nos coja
rezándole a otro Dios.

Un hombre encuentra
a una mujer desnuda
sobre la cama.

Ven aquí, amor,
vamos a matarnos de mentira".

Eva Vaz

http://minombre.es/evavaz/

Amelie ha dit...

Doy fe de eso. Creo que voy a volver a viajar al mundo de los sueños, porque... aunque eran mentira... dolían menos. UN beso

Sir Bran ha dit...

En ocasiones se celebra más una mentira bonita que una realidad opresora.
Me ha gustado dejarme llevar por tu inventiva, con esa cercanía a los besos y al sentir.
Saludos.

Amanda ha dit...

Lo que, en realidad me preocupa, es porque seguimos soñando, aún sabiendo que nos autoengañamos...¿tan amarga es la realidad?

Sir bran: Gracias por comentar en mi blog, me he pasado por el tuyo pero no he podido comentar, ninguna de las opciones me lo permite.
Volveré a intentarlo.Un saludo y bienvenido.

Amelie ha dit...

Como soñadora profesional, te respondo.

A veces es mejor no arriesgar en la vida real y sí en los sueños, porque aunque sabemos que son sueños, podemos a aspirar a algo, en los sueños nosotros dominamos.

Qué es mejor, conocer al hombre de tu vida y perderlo o soñar que ese chico del bus que no conoces es el hombre de tu vida y sois super felices, desde la experiencia te digo que lo que menos daño hace es la opción segunda, además como eres consciente de que es mentira, puedes disfrutar, en modo carpe diem, porque un día se pasa y ya está.
El mundo no es horrible, somos nosotros los que lo hacemos así.

Un beso, ¿Donde te metes?

Amanda ha dit...

Amelie: Perdona, he estado enferma,ahora mismo me paso por tu blog, que seguro que tendré muchas cosas atrasadas que leer. ;)