dimarts, 13 de desembre de 2011

UN ESPACIO VACÍO...ENTRE EL TODO Y LA NADA






A veces, el respeto a la libertad de los demás te exige no interferir en sus decisiones.Escuchar... y morderte los labios con la máxima serenidad posible para sofocar  los gritos internos, aunque corras el riesgo de parecer una persona fría y calculadora. Después, mientras te preparas un café solo, te preguntas ¿quién narices hace eso? ¿ quién no intenta manipular, dirigir, presionar, decantar la balanza hacia sus deseos? mientras caminas nervioso de un lado al otro de la habitación sin saber como controlar la ansiedad y te arrepientes de no haber hecho nada más que dar una imagen neutral y desinteresada...y lo haces aún sabiendo que volverías a hacer lo mismo porque el respeto es algo en lo que crees y en lo que quieres seguir creyendo, aunque el miedo te cale los huesos como un fantasma contra el que no puedes luchar.Maldito "seny català"! .Más tarde te serenas y piensas que lo que tenga que ser serà y que de nada hubiera servido gritar, tomas el primer sorbo del café e intentas saborearlo sin pensar en nada pero hoy no tiene el mismo sabor, así que lo aparcas en el fregadero, buscas un documental en la tele y te tiras en el sofá a ver si puedes dormir un poco recordando una frase de un blog que sigo:

"vivir a las puertas de nada y como consecuencia a un paso de todo" de:   http://mejordeloqueparece.blogspot.com/search


o , tal vez, en un punto muerto entre las puertas de nada y el paso hacia todo, que me permite cerrar los ojos y soñar...

.
PD:  Perdona Ave por robarte la frase.

.

3 comentaris:

Ave Mundi Luminar ha dit...

Sobre si la opción correcta es 'la prudencia' o el 'actuar', como bien sabes hay verdaderas escuelas... los hay que defienden con todo lujo de artes dialécticas los beneficios de ser prudente y mantenerse siempre a varios pasos de distancia de la acción; y los hay que opinan que la vida sin riesgo no es vida...

Supongo que como en casi todo en la vida, en el punto medio se encuentra la virtud... en cualquier caso, lo importante tal como yo lo veo hoy (mañana Dios dirá :) ), es mantenerse 'a un paso de todo'; el método poco importa...

Un abrazo

Amanda ha dit...

Ave, prefiero no hablar de opciones correctas sino de opciones aconsejables o que estan más en la linea de nuestra forma de ser,y que pueden variar según las circunstancias pero en mi caso siempre prevalece la prudencia por la simple razón de que no excluye a la otra.Siempre hay tiempo de actuar,el riesgo es que a veces en ese periodo de tiempo se pierde algún tren,aunque siempre es preferible perderlo a que te atropelle, y si el tren es de alta velocidad es más fácil que se escape pero el peligro de ser atropellado por él también es mayor.

Y, como ya sabes, creo que la felicidad no es una mercancía que viaje en ningún vagón.Se lleva dentro, es nuestra y si te quedas sentada en andén ella se queda contigo siempre que no permitas que el posible destino del tren te deslumbre ni que los reiterativos avisos por megafonía de su partida te presionen.

Se puede permanecer un tiempo en la estación, en un punto medio, pero tarde o temprano se tiene que decidir si te vas o te quedas.Y tal como yo lo veo mantenerse a un paso de todo...es simplemente, prudencia.

Un abrazo.

Ave Mundi Luminar ha dit...

Estoy de acuerdo... la prudencia no supone ignorar las oportunidades, de la misma forma que el asumir algo de riesgo no significa carecer de prudencia...

El problema, como todo en la vida, reside en los excesos... el exceso de prudencia paraliza, y el exceso de riesgo termina por colapsar los pensamientos..

Cuando me refiero a un paso de todo, me refiero a 'mantenerse siempre cercano a las oportunidades', a mantenerlas al alcance de la mano, no darles la espalda y permanecer atento... estar a un paso de distancia de todo lo que nos puede aportar en la vida, para que llegado el momento lo tengamos a nuestra disposición... El problema reside en ese caso en 'saber ver el momento' y como ambos sabemos... no es tarea sencilla...

Un abrazo y gracias por abrir las puertas de la reflexión.