dissabte, 31 de gener de 2009

PRIMER AMOR: PRIMERA DEUDA CONTRAIDA

Apenas despertando de la niñez, desde la ingenuidad y la inocencia, abriendose paso...entre juegos de muñecas y sentimientos de mujer , sin saber, ni entender el cambio... Trece, nada más, y el amor no esperó a que ella le abriera la puerta, entró sin llamar...y su corazón empezó a latir más y más...

Sus noches eran eternas, esperando con paciéncia que llegara la ocasión...explotando sus sentidos, ante el amor y el deseo reprimidos, soñando con besar sus labios, soñando con rozar su piel, se abrazaba a su almohada, y pronunciando su nombre en silencio , se dormía con ella...y con ella soñaba, a sus veintiuno, no podía hacer más...

Y llegó la oportunidad...bailando toda la noche, cuando la llevó a casa en su coche...no lo pudo evitar. Aquella noche de octubre, bajo la luna otoñal, le habló de sus sentimientos, con tanto tacto y delicadeza, como se acarícia un tesoro de cristal, la abrazó con su calidez para disipar los miedos de la primera vez y lentamente se acercó a sus vírgenes labios y se fundieron en un beso sincero, tan puro y tan tierno, que quedó lacrado en sus recuerdos, cómo el mejor de los besos...a pesar del tiempo.

Dos noches para amar...besos, abrazos y...poco más.

Los miedos echaron raices...y él le habló de discrección, de silencios, de encuentros escondidos, de disimulos, de años de espera y de sentimientos ocultos...pero ella no lo entendió...se sintió acorralada, se asustó. Decidió huir...sin ninguna explicación, el miedo y la timidez le impedían hablar...se alejó, por miedo, no por maldad. Supo que él lloró demasiadas noches por ella, supo de su dolor, de su aislamiento... y se sintió mal y sufrió por él, pero no tuvo valor para enfrentarse, para darle una razón, y calló.

Nunca le pidió perdón...

No hace mucho que te ví, después de treinta años ...el corazón me tembló y me tembló hasta la piel... no sé porque, pero fingí no verte al principio, no sabía qué decir, después el destino o la casualidad te puso frente a mí...recuerdo que me miraste a los ojos y dijiste, "Creo que a ti, te conozco de algo..." y simplemente, sonreí. Pensé que tendría ocasión de arrancarme esa espina que llevo clavada en mi corazón, pensé que tendría ocasión de pedirte perdón por haberte hecho sufrir...pero no, aunque lo intentaste, aunque lo intenté, alguien se encargó de no dejarnos a solas , nunca lo entenderé...

Sé que no te volveré a ver, por eso escribo hoy aquí, por eso te escribo a ti...

Eres quién más me ha amado y a quién más hice llorar, no sabes cuánto me duele arrastrar ese pasado sin hacerme perdonar, rompí tu corazón por no hacer las cosas bién, por no hablar, por no confiar ciegamente en ti, como tú lo hiciste en mí. No estaba preparada para amar. Sé que ya estoy perdonada, pude sentirlo en mi corazón cuando me hablabas entre la gente, pude verlo en tu mirada...Pero aún así te pido perdón ahora, aunque sé, que nunca lo sabrás...

.

3 comentaris:

desahogandome ha dit...

Asoma a sus ojos una lágrima
y a mis labios una frase de perdón
hablo el orgullo se enjugó su llanto
y la frase de mis labios expiró

Y ella va por un lado y yo por otro
pero al pensar en nuestro mutuo amor
yo digo aún: por qué callé aquel día
Ella dira:por qué no lloré yo.

G.A.Bécquer

Esta prosa, tan real, me recordo el poema (que escribí de memoria -algo estará mal).

Y es que el amor es tan a-temporal...

precioso.

Qué más que desearte suerte, si hay un próximo encuentro.

besos

Reina ha dit...

Amanda, con trece años o puedes esperar mucho más; la inocencia de esa edad es la parte buena, los miedos son lo normal, las explicaciones no sabes expresarlas. ¡Quién pudiera tener 13 con la experiencia de los 30! Un imposible. No pidas perdón, no sabías, nada más...
Un bello recuerdo de un primer amor.

Besos

Mar ha dit...

jeje que bonito pero a la vez que inocente que eras a los 13.....bueno que digo lo eres a los...!!!jeje que bonito el primer amor ..dificil de olvidar no??!!
yo creo que a todos nos pasa lo mismo con el primero!!besikos!!
INOCENTONA!!!JEJEJ