divendres, 13 d’abril de 2012

LADRAR A LA LUNA



Ladrar a la luna

¡No desmayes jamás ante una guerra
de torpe envidia y miserables celos!
¿Qué le importa a la luna, allá en los cielos,
que le ladren los perros de la tierra?

Si alguien aspira a derribarte, yerra
y puede ahorrarse inútiles desvelos;
no tan pronto se abate por los suelos
el Escorial que tu talento encierra.

¿Que no cede el ataque ni un momento?
¿que a todo trance buscan tu fracaso?
¿que te cansa el luchar...? ¡No lo disputo!


Mas, oye amigo, este refrán de paso:
¡Se apedrean las plantas que dan fruto!
¿Quién del árbol estéril hace caso?


Marcos Zapata
(1845 - 1913)


.