divendres, 21 d’octubre de 2011

NO ROCES MI CORAZÓN...




Embriágate de mi,
lentamente, bébeme,
no roces mi corazón,
sólo sacia tu sed,
sólo sacia mi sed
y olvídame.

Esto no es amor
yo ya no puedo querer...

Mézclame,
con el aroma de tu piel,
en este triste atardecer.

Deja que mis manos
te hagan perder el sentido,
que te acaricien mis dedos
o que mis uñas te arañen,
que se paseen por tu voz
mis labios humedecidos.
Haré que tu corazón
no de alcance a tus latidos.
Te pintaré en el lienzo
apagado de mis ojos
y tatuaré tus manos
en la soledad que hay en mí,
porque sabes que estoy loca...
por embriagarme de ti.

Besa mi tristeza
para regarte de mí
acariciando mis lágrimas
hasta hacerlas sonreír.
Unamos nuestro deseo
en gemidos de placer
házme sentirme tuya
como tú sabes hacer.

Pero no roces mi corazón
yo ya no puedo querer...

-