dijous, 27 d’octubre de 2011

SIN PRESUNCIÓN DE INOCENCIA






De tus labios color de rosa
salían espinas hacia mí,
sin motivo, sin razón…
heriste mi corazón
sin piedad…y dije así:

La ira nubla tus ojos
y adulteras la verdad en tu locura
y en tu mente amarga y oscura,
imaginas la maldad y la mentira
configurándola a tu antojo.

Te protegiste con tu escudo
y volviste a empuñar tu espada,
y el odio te cegó de nuevo
cual guerrero en su batalla,
sin escuchar mis palabras:

No soy yo, tu enemigo,
búscalo en otro lugar ,
yo no estoy dispuesta a luchar
para defender un honor ,
que en ningún caso he perdido
.

Pero seguiste con tus calumnias
y tus palabras hirientes,
acometiendo contra mí.

Si te niegas a escuchar,
de nada me sirve hablar…


Te miré en silencio… y me fui.



.



Poesía que publiqué el  05/02/2009.

Lástima que haya tenido que recuperarla. Tal vez hubiera tenido que escribir alguna sobre la manipulación...


.