dijous, 11 de desembre de 2008

Curiosamente, el amor no puede imponerse...el olvido, sí.