dijous, 4 de desembre de 2008

ORGULLO

Nuestras palabras nos esclavizan cuando el orgullo no nos permite reconocer que nos hemos equivocado.